Introducción

Nuestra labor busca que la igualdad entre mujeres y hombres sea una realidad en todos los órdenes de la vida: laboral, sexual, familiar y de pareja, social, político…

 

Impulsamos un feminismo multilateral, integrador de las diferentes causas y problemas que confluyen en la realidad concreta de las mujeres, no normativa, que apueste con firmeza por desarrollar la capacidad de las mujeres para forjarse su propia vida y no generalice el papel de víctimas al conjunto de mujeres. Por ello promovemos la corriente Otras Voces Feministas.

Apoyamos toda actividad dirigida a desvelar la vida de las mujeres, nuestra aportación a la historia y a la cultura de la humanidad, pues a pesar de la ambigüedad que lleva en sí cualquier identidad construida, un prudente orgullo de ser mujer es una buena ayuda para reforzar la autoestima y el ánimo de las mujeres en su lucha cotidiana individual y colectiva.

Reivindicamos el libre desarrollo de los géneros y de la opción sexual, no solo como un derecho sino como un enriquecimiento de la vida y la cultura. Defendemos el reconocimiento de la diversidad sexual y los derechos de las minorías sexuales.

Defendemos una formación sexual y anticonceptiva y la necesidad de una ley de plazos sobre el aborto que defienda la libre decisión de las mujeres, garantizando la interrupción del embarazo en la sanidad pública.

Llevamos a cabo una labor en defensa de la coeducación, para conseguir el desarrollo integral de las personas y formar a éstas para una convivencia social igualitaria. La escuela mixta es el punto de partida.

Participamos activamente en la lucha por los derechos de uno de los sectores de mujeres más excluidos y marginados: las trabajadoras del sexo.

Contra la violencia de género

La violencia contra las mujeres es una lacra social y un atentado a los derechos humanos. Para avanzar en su erradicación es necesario un enfoque multilateral del problema que tenga en cuenta las diferentes causas que la provocan, la diversidad de maltrato que puede darse y que huya de la dicotomía simplificadora “hombre verdugo-mujer víctima”.

Cuestionamos la “filosofía del castigo” como forma de acabar con los problemas, aunque el castigo sea necesario. Apostamos por poner en primer término la protección y la autonomía de las mujeres así como la prevención de este grave problema.

Programa por los buenos tratos

Entre otras actividades contra la violencia de género, llevamos a cabo un programa “por los buenos tratos”, cuyos objetivos son:

  • Visibilizar las situaciones de desigualdad entre mujeres y hombres.
  • Fomentar la resolución no violenta de los conflictos interpersonales.
  • Promover actitudes y valores positivos como la libertad, la autonomía y la igualdad en las relaciones sexuales y amorosas.

Para ello desarrollamos una actividad permanente centrada, fundamentalmente, en la prevención de la violencia en las relaciones interpersonales entre jóvenes, a través del Programa “Por los Buenos Tratos”, con diversas actividades públicas de difusión de estas ideas, con talleres en los institutos y otros centros de educación y con el desarrollo de cursillos de formación de voluntariado dispuesto a esa tarea educacional, dirigida, especialmente, a la gente joven.

Share This