Repulsa de acciónenred por la muerte del joven saharaui Mohamed Asidi, a manos de la gendarmería marroquí.
Transcribimos a continuación la nota de prensa difundida por la Asociación de Amigos del Pueblo Saharaui de Segovia:
«UNA MUERTE MÁS A AÑADIR A LA REPRESIÓN QUE SUFRE EL PUEBLO SAHARAUI
Mohamed Asidi de 14 años, es el muchacho saharaui que ha muerto por
disparos de la gendarmeríamarroquí cuando iba a acceder al campamento de protesta que los saharauis habían establecido en las inmediaciones de El Aaiún, capital de la antigua provincia española del Sáhara.
Terrible pero, tan sólo, una más de las acciones de represión que el rey-dictador, Mohamed VI (antes su padre) viene infringiendo al pueblo saharaui desde que Marruecos, a sangre y fuego, ocupó el Sáhara Occidental hace 36 años.
Mientras que los saharauis que tuvieron que huir de su tierra hace 36 años viven, con todo tipo de penurias, como refugiados en la hamada de Tinduf, en Argelia, la población que se quedó en los territorios ocupados, ha soportado sistemáticamente agresiones a sus derechos humanos: encarcelamientos arbitrarios, persecución, tortura, negativa a un legítimo proceso de descolonización…
Si fuera una novedad o un hecho aislado, podríamos prestar oídos a las afirmaciones de la diplomacia marroquí que culpa a los integrantes del vehículo en el que iba el muchacho de haber iniciado los disparos, pero la muerte del joven Asidi, sólo es una más de las continuas acciones represivas que el monarca marroquí ordena para hostigar al pueblo saharaui; así que no nos lo creemos. Los culpables de la muerte son quienes le dispararon y el gobierno que ampara a quien lo hizo.
La comunidad internacional, y especialmente el gobierno español, tienen que exigir al gobierno de Marruecos que depure las responsabilidades en este caso particular y, en general, que cese en la violación de los derechos humanos de los saharauis y que se cumplan las resoluciones de la ONU y se realice el referéndum de autodeterminación.
Mientras tanto, se hace imprescindible que a la MINURSO (Misión de la ONU en el Sáhara Occidental) se la dote de competencias y medios para, precisamente, garantizar que el gobierno alauita respete los derechos humanos en la zona.
Trinidad Jiménez, la nueva Ministra de Exteriores, tiene una oportunidad de oro para, en lugar de mirar para otro lado (tónica del comportamiento de todos y cada unos de los responsables de Exteriores de los gobiernos habidos desde la transición a la democracia hasta hoy) afronte, con la responsabilidad que corresponde al estado español, el proceso de descolonización del Sáhara Occidental y la garantía del respeto a los derechos humanos en la antigua colonia.»
Share This